La Cocina del Marketero

Cómo financiar tu startup

¿Tienes una gran idea pero no sabes cómo financiarla?.  Si es así, este artículo te podrá ser de gran ayuda.

 

En ocasiones nos pasa, tenemos una gran idea, un buen proyecto, pero no tenemos dinero para llevarlo a cabo. Esto no es más que una mera excusa, pues existen múltiples formas de obtener el dinero que necesitas para financiar tu startup.

 

Cómo financiar tu startup.

En primer lugar, pensemos, qué tipo de financiación se adapta mejor a nuestras exigencias.

como financiar tu startup

No siempre es necesario recurrir al capital externo para financiar nuestro proyecto.  Basta con encontrar un par de socios a los que les guste la idea y que puedan aportar a su vez tanto capital como trabajo.  Además, también podremos recurrir a familiares, ya que estos no nos pedirán intereses por el dinero prestado.

En tal caso, la financiación propia también tiene un coste. En ocasiones puede ser rentable usar financiación ajena pese a contar con el dinero necesario. Esto es porque dicho dinero podremos usarlo para realizar otra serie de inversiones.

Es lo que en economía denominamos como coste de oportunidad.

Si al final nos decantamos por solicitar financiación ajena, aquí resumo los principales medios y formas para obtenerla, empezando por aquellas más típicas y tradicionales, y continuando por las más novedosas y menos arriesgadas.

Préstamos y creditos

Tanto los préstamos como los créditos son contratos muy normalizados. Gracias a ellos podremos obtener dinero con facilidad  para financiar tu startup.  Sin embargo , a diferencia de los siguientes, el capital prestado deberá devolverse con la fecha de vencimiento.

El préstamo

 Son contratos que realizamos con los bancos, nos facilitan el dinero a cambio de la devolución del principal más unos intereses. Suele utilizarse cuando conocemos de antemano la cantidad de dinero aproximada que vamos a  necesitar.  Se usa para financiar una inversión concreta: maquinaria, mobiliario…

El crédito

Se trata de un contrato similar al préstamo. La diferencia principal es que en este caso el banco pone a nuestra disposición una cantidad determinada de dinero que podremos utilizar o no, pagando únicamente intereses por las cantidades utilizadas. Los intereses cobrados por los bancos son mayores que en el caso de los préstamos. Por ello, utilizaremos el crédito cuando sea difícil aproximar el dinero que vamos a necesitar.

 

Si no quieres endeudarte ni deber dinero a un banco, todavía hay solución. Existen inversores particulares y sociedades que aportan capital y experiencia a cambio de beneficios futuros y parte de la empresa. Estos serán muy útiles a la hora de financiar tu startup.

Business Angels

Business angels

Se trata de un inversor particular cuya aportación no es únicamente monetaria, sino que, a su vez y debido a su recorrido, aporta experiencia y dominio de la materia.

La mayoría de empresas financiadas por business angels  pertenecen al sector tecnológico. Esto se debe a que el riesgo que afrontan es el mismo que el de cualquier otra empresa de diferente  sector pero el retorno en caso de éxito es potencialmente mayor.

 

                                                                                         Venture  capital

Venture capitalEs uno de los principales tipos de financiación de las startups, donde sociedades o fondos de inversión financian el proyecto a cambio un tanto por ciento de la empresa. Este porcentaje  suele ser próximo al 30%. La estrategia adoptada por estos fondos es invertir en diversas startups a la espera de que alguna de resultado.

Estas aportaciones suelen ser superiores a las de los business angels. No obstante, estás últimas estarán más ligadas durante más tiempo a nuestra empresa, aportando conocimientos y experiencia.

 

Equity Crowdfunding

Crowdfunding

Se trata de uno de los tipos de financiación con más crecimiento en España. Sirve para obtener financiación de múltiples inversiones a cambio de pequeñas «participaciones» de la empresa, en función del capital aportado.

Estas son sólo las principales fuentes de financiación que nos pueden ayudar para llevar a cabo nuestra startup. Como habéis podido ir viendo, cada una tiene sus ventajas y desventajas. 

 

Empresa Nacional de Innovación S.A.

Más conocida como ENISA. Se trata de una de las fuentes de financiación más atractivas para las pymes. Es una entidad pública que busca propulsar proyectos innovadores de pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, esta puede ser una de nuestras mejores opciones a la hora de elegir nuestro tipo de financiación.

Lo que nos ofrece ENISA son préstamos participativos. Uno de los inconvenientes de utilizar está forma de financiación, es el tener que aportar al menos un 50%  del préstamo solicitado a través de los fondos propios. Sin embargo, cuenta con muchas más ventajas, cómo deducción fiscal de los gastos financieros, permite amortizar entre 7 y 9 años y en el segundo plazo, la tasa de interés viene determinada en función de los ingresos obtenidos por la empresa.

 

Préstamos de garantía recíproca.

Las sociedades de garantía recíprocas son empresas sin ánimo de lucro. Si nuestro problema a la hora de conseguir capital de los bancos es el aval, está podría ser nuestra solución. Este tipo de empresas ofrecen a las pymes un aval con una tasa de interés baja. Esto nos permitirá no sólo disponer de un aval sino también de mejorar nuestra posición en la negociación con los bancos, ya que son sociedades reguladas por el Banco central. A cambio, deberemos comprar participaciones y convertirnos así socios de la empresa.   Un ejemplo de estás es Avalmadrid.

 

 

 

Espero que os haya servido de ayuda o al menos os haya aportado ideas  sobre cómo financiar tu startup

Añadiré más artículos interesantes al siguiente link:  https://lacocinadelmarketero.es/

 

Share on twitter