La Cocina del Marketero

Mínimos históricos en la rentabilidad de los bonos estatales

¿Qué está pasando con los bonos de los estados?

La rentabilidad de las deudas estatales sigue decreciendo en la mayoría de los estados europeos. Así pues, todos los países de la eurozona  que emiten deuda a un plazo menor de cinco años, ofrecen rentabilidades negativas (a excepción de Italia, país que está siendo sancionado por la comisión europea debido a  excesiva deuda).

Rentabilidad bono español
Rentabilidad bono
Bono español

Recordemos, que la rentabilidad negativa implica que, a céteris páribus, nuestra riqueza decrece, pues invertimos en un activo que tras su vencimiento, nos devolverá menos dinero del que en su día habíamos invertido.

Se entenderá mejor a través de un ejemplo sencillo:

Supongamos que invertimos en un bono con vencimiento de un año. El valor nominal del bono es de 100 €. Si al vencer el bono, nos devuelven 99€, esto nos indica que la rentabilidad de este bono fue de -1%, y nuestra pérdida de valor fue de 1€ (Céteris páribus).

En definitiva, al invertir en estos activos de renta fija pública con tasas de retorno negativas, reduciremos nuestra riqueza, ya que no nos proporcionará ganancias

Pero… ¿por qué invertir en bonos estatales aún sabiendo de su rentabilidad negativa?

El caso más lógico para entender la inversión en bonos con rentabilidades negativas sería aquel en el que la inflación fuese negativa. Pero, no nos encontramos en esta situación pues la tasa de inflación en la zona euro fue de un 1,5% en febrero, 1,4% en marzo, y 1.7% en abril.

 

Así pues, nuestra pérdida de riqueza por la inversión en bonos estatales no se ve únicamente deteriorada por el retorno negativo de la inversión, sino que, a su vez, la inversión se ve perjudicada por la pérdida de valor del dinero por la inflación.

Si la inflación es de un 2% anual, y la tasa de retorno de la deuda -1% , nuestra pérdida ascenderá hasta un 3%.

Seguridad

Este tipo de activos son fácilmente convertibles, es decir, tienen una alta liquidez, por lo que nos aseguraremos la devolución de la inversión correspondiente en función de la rentabilidad por la que fue adquirida. Es por ello que el riesgo de la inversión es mínimo ( variará en función de la nacionalidad de la deuda ).

La alta liquidez de estos mercados provocan que  los inversores coloquen su dinero en estos tipos de bonos a pesar de saber que difícilmente obtendrán un beneficio por ello.

Calificación de las carteras

Es factor muy importante a tener en cuenta del por qué se invierte en bonos con rentabilidad negativa. La necesidad de los fondos de inversión de mantener carteras con un determinado nivel de calificación, conlleva a invertir en bonos estatales al tener esta deuda unas calificaciones altas.

Especulación

La especulación también es clave para entender la inversión en activos de rentabilidad negativa. Los bonos pueden ser negociados en mercados secundarios.  Invertiremos en bonos con rentabilidad negativa cuando consideremos que la rentabilidad continuará bajando, de tal manera que el precio de los bonos subirá y obtendremos un beneficio por ello.

No invertir

Otra opción que se nos ocurriría en tal caso, es no invertir, y dejar el dinero parado en una cuenta corriente. Sin duda esta podría ser una buena opción, si no tuviésemos en cuenta el riesgo que tiene el tener el dinero en los bancos. Recordemos que durante la última crisis financiera, diversos grandes bancos quebraron. Otro ejemplo, más reciente, son las restricciones impuestas en Grecia para retirar  dinero de los bancos (el sistema bancario no podía abastecer a la retirada masiva de dinero por parte de los griegos, pues los bancos únicamente guardan un % del dinero que tenemos en nuestras cuentas, el resto es invertido)

La inestabilidad política generada por el Brexit en Europa, el aumento de tensión en la guerra comercial entre EEUU y China, unido a la subida de aranceles que genera daños comerciales en las empresas que producen en China,  la posible bajada de tipos de interés por la FED, así como la respuesta indecisa del máximo mandatario del Banco Central Europeo, Mario Draghi, añadido a la preocupación por quién y qué hará su sucesor en Octubre de 2019, está provocando un aumento de la inversión en los activos de renta fija pública pese a su decreciente y negativa rentabilidad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp